Jugar o no jugar

Una madre y sus dos hijos de unos siete u ocho años esperan en el médico. Uno de los niños, llevado por la curiosidad y pasión por jugar y divertirse que caracterizan su edad, corretea por la plaza en la que se encuentra el consultorio, imaginando mil historias en las que luchar contra todo tipo de monstruos. Su hermano por el contrario, permanece al lado de su madre y encuentra en su móvil toda la diversión que necesita con un juego que le entretiene.
Llegamos al momento cumbre de la situación. Sigue leyendo

Una pequeña sonrisa

Supongo que todo cambia y el mejor reflejo de ello lo encuentro entre alumnos, sin ir más lejos.

Durante varios años les he transmitido las mismas enseñanzas día tras día y siempre bajo una serie de patrones invariables en el tiempo: exámenes, reuniones o notas altas y bajas entre los que siempre cabe destacar tanto por encima como por debajo algunos casos especiales y peculiares. Con el tiempo, aprendes a Sigue leyendo

Locas historias por vivir

Como ya se va acercando el curso y teniendo en cuenta lo largo que ha sido el verano, va siendo hora de volver a la carga con las últimas redacciones con las que he sido bendecido por mis alumnos que tenía pendientes. Ahí vamos, con la de una despedida:

 

“Vendrán buenos y malos momentos, como es inevitable. Habrá tiempo para descubrir cosas nuevas, probar lo desconocido y crecer como personas. Experiencias que nos abran a un nuevo mundo de posibilidades y que amplíen la colección de recuerdos. Siento decir Sigue leyendo

Ahora te entiendo

He de reconocer que nunca llegué a empatizar del todo contigo. Intentaba ponerme en tu piel, saber por qué pensabas así y qué podía hacer yo por cambiarlo, por quitarte esas estúpidas ideas de la cabeza. Y ahora que estoy en tu misma situación… Bueno, la misma no. Digamos más bien que ocurrió hace unos días.

Fue por Sigue leyendo

Nos volvemos a encontrar

Revisando las últimas redacciones que mandé a mis alumnos, las cuales trataban sobre el tema del diálogo interno me he encontrado con esta pequeña historia que quiero compartir con ustedes.

“-Ha pasado mucho tiempo, ¿verdad?
-Sí, me preguntaba cuándo volverías a dirigirme la palabra. Sigue leyendo

Qué malo es encapricharse

Un día más en el que mis alumnos no me prestan atención. Hay uno en concreto que me está empezando a poner nervioso: lleva ya quince minutos de reloj mirando fíjamente un punto en la pared. Al principio pensaba que me estaba escuchando pero cuando empecé a moverme de un lado para otro de la pizarra y vi que no me seguía con la mirada, me di cuenta de que algo no cuadraba. Estaba absorto en sus pensamientos, de cuerpo presente pero mente en otro mundo, en las nubes, distraído, abobancado, aplatanado, alelado Sigue leyendo

Todo cambia

Extracto de la carta de un alumno.

 

“Esta ciudad ya no es lo mismo sin ella…

Llevaba tanto tiempo esperando para volverla a ver que incluso contaba los días que faltaban para el fin del verano Sigue leyendo