Cuida tus palabras

Despacio, ¡no tan rápido! Cuidado no vayas a decir… lo primero que se te pase por la cabeza. ¿Lo ves? Lo has vuelto a hacer. Si me escucharas no tendrías estos problemas y dejarías de decir cosas que no piensas. Te lo he dicho mil veces, siento ser la voz de la razón, pero tienes que hacerme caso. Vamos allá otra vez: lo primero de todo, cállate. Así, muy bien, mucho mejor. Ahora que no estás molestando con todas esas palabras vacías, si te das cuenta, podrás oír lo que piensas. ¿Lo tienes? Perfecto, pero aún no hemos acabado, ahora tienes que… no, ¡no! Sigue leyendo

Anuncios

Un mundo de soñadores

¿Será verdad?

Recientemente me han contado que los soñadores estamos condenados a la desilusión inherente de nuestra propia naturaleza. Esto es así porque en vez de vivir en un mundo real donde los hechos son verdades irrefutables y donde las cosas son como son y no como nos gustaría que fueran, vivimos en nuestro propio universo donde todo es posible y las alternativas son abundantes. Creemos que siempre es posible hacer grandes cambios, que los sentimientos están por encima de la objetividad o incluso Sigue leyendo

Una pequeña sonrisa

Supongo que todo cambia y el mejor reflejo de ello lo encuentro entre alumnos, sin ir más lejos.

Durante varios años les he transmitido las mismas enseñanzas día tras día y siempre bajo una serie de patrones invariables en el tiempo: exámenes, reuniones o notas altas y bajas entre los que siempre cabe destacar tanto por encima como por debajo algunos casos especiales y peculiares. Con el tiempo, aprendes a Sigue leyendo

Muchos años más

Él y ella se acaban de conocer. No importa cómo ni dónde, sus caminos se han cruzado por primera pero no última vez. Él la acompaña a casa y la despedida se extiende por muchas horas: resulta que el tiempo hace rato ya que dejó de importar. Ella pasa a buscarle a su casa: hacía mucho que no se veían, cuando por aquel entonces “mucho” apenas se medía en minutos. Sigue leyendo

Un poco más

“Quédate un poco más, tan solo pido eso. Ni riquezas, ni fama, tampoco grandes logros en la vida, más bien que compartas la tuya con la mía y hagas al mundo esperar por estar aquí conmigo unos pocos segundos más. Tranquila, no te pido que renuncies a todo por mí, ni tampoco un acto heroico, solo Sigue leyendo

La importancia de las palabras

El hecho que hoy voy a relatar es, además de irónico, patético y más aun cuando se tiene en cuenta mi cargo como profesor de lengua y literatura que sin duda he de abandonar sin demora.

Todo comenzó esta mañana cuando por motivos que (a pesar de la curiosidad que tienen por mi vida) resultan irrelevantes, me dirigía hacia mi coche. Cuál no sería mi sorpresa al encontrar Sigue leyendo